2 – Sudario, reencarnación, crucifixión y resurrección, retorno del Mesías, INRI CRISTO y la sociedad contemporánea

0
53

1) Los científicos están propagando al mundo un rostro diferente para Cristo, hecho a través de un computador. Dicen que por causa del clima de la región donde nació, tendría una piel oscura, cabellos crespos, ojos negros. ¿Lo qué el Señor dice al respecto? ¿Eso coloca en duda la legitimidad del Sudario?

INRI CRISTO: “Inventar un rostro diferente para el Hijo de DIOS es una aberración, un desatino. Un científico serio no se prestaría para este tipo de trabajo. Es más una invención encomendada por Roma, en un infructífero gesto de desespero. Durante mi ausencia mintieran y engañaran el pueblo cristiano, vilipendiando los enseñamientos que dejé antes de ser crucificado. Ahora que estoy de vuelta para poner orden en la casa, intentan de todas las formas, confundir la mente del pueblo, con la finalidad de impedir el reconocimiento público de mi identidad. La legitimidad del Sudario ya fue comprobada por los científicos serios, conforme, bien está registrado en la revista Galileo nº 99, editora Globo. El Sudario ya pasó por millares de exámenes, y de entre todos los experimentos, solamente el de carbono 14, contestó la autenticidad de la pieza, por razón de la contaminación. Mi imagen quedó impregnada en el Sudario por las manos de la Divina Providencia Para facultar al pueblo ver el gran milagro realizado por el ALTISIMO. Él me reenvió con la misma imagen, con la misma silueta. Nadie puede derogar o intentar empequeñecer las obras de DIOS. Temprano o tarde la verdad siempre aparece.”

2) La iglesia católica alega que, basada en la Biblia no acredita en reencarnación, apenas en la resurrección. Siendo así: ¿Cómo el Señor puede afirmar categóricamente ser la reencarnación de Jesús Cristo?

INRI CRISTO: “Mi presencia es la más vehemente e incontestable prueba de la existencia de DIOS y de la reencarnación. Si la reencarnación no existiera, sería mucho más difícil creer en la existencia de DIOS, porque solamente ella pone lógica y justicia en las disparidades del mundo. Si la reencarnación no existiera, DIOS sería un tirano cruel que criaría seres imperfectos y malos para después condenarlos eternamente, sin cualquier chance de regeneración. Pero como DIOS es perfecto, la reencarnación existe en demostración de la bondad y perfección divinas. Si la iglesia romana realmente se basase en la Biblia, ella jamás negaría la divina y eterna ley de la reencarnación, que significa, nada más y nada menos que el renacimiento físico. El término reencarnación, de veras solamente pasó a ser usado contemporáneamente, pero la doctrina siempre existió, desde la creación del mundo. Yo mismo enseñé hace dos mil años. Cuando interrogado por los discípulos sobre la llegada de Elías, les dije: ‘Pues todos los profetas, lo mismo que la ley, hasta Juan profetizaron. Y, si quieres admitirlo, él es Elías, el que iba venir’ (Mateo c.11 v. 13 y 14). ¿Cómo Juan Batista podría ser el profeta Elías si no fuera la reencarnación de Elías? También enseñé a Nicodemo, que solamente naciendo de nuevo, él podría ver el Reino de Dios (Juan c.3 v.3). En cierta ocasión, había sido curado un ciego de nacencia, los discípulos preguntaron: ‘Rabí, ¿quién pecó, él o sus padres, para que haya nacido ciego?’ (Juan c.9 v.2). ¿Cómo sería posible imputar un pecado a un ciego de nacencia, si no tuviera violado la ley divina en anterior reencarnación? Y todavía dije a los discípulos en la última cena, que no bebería más del fruto de la vid hasta el día en que tornaría a bébelo junto con ellos en el reino de DIOS (Mateo c.26 v.29). Espíritu sin cuerpo físico no bebe vino; luego, solo podría tornar a bébelo reencarnado, renacido físicamente. Y ahora, de veras, bebo vino con mis discípulos en el Reino de mi PADRE. Como bien nos relatan los historiadores, y es menester que se pesquise en los Anales de la Historia, la reencarnación solo fue suprimida de la doctrina cristiana a partir del siglo VI, por razón de un error histórico protagonizado por el imperador Justiniano. Su ambiciosa esposa Teodora, inició su propia y rápida ascensión al poder como dama cortesana (prostituta). Para librarse de un pasado que la avergonzaba, ordenó la muerte de aproximadamente quinientas antiguas ‘colegas’. Pensando librarse de las consecuencias de esa orden cruel en otra vida, como preconiza la ley del Karma, se esforzaron en mandar su marido Justiniano suprimir de la doctrina cristiana, ‘en nombre de DIOS’, toda la doctrina de la reencarnación, pues, en la realidad, era ella quien manejaba el poder.”

(Lea Anales de la Historia y reencarnación, en el libro DESPERTADOR)

3) ¿Cómo el Señor explica la resurrección? ¿Para dónde fue el cuerpo de Cristo, ya que desapareció del sepulcro?

INRI CRISTO: “El mito de mi resurrección física para el cielo es un anzuelo dogmático, la piedra del tropiezo de la humanidad. Es el gran freno para que el pueblo cristiano vea mi presencia de carne y hueso en la tierra, a través de la natural y eterna ley de la reencarnación. La resurrección es el reaparecimiento espiritual de alguien que desencarnó, probando la inmortalidad del alma. Yo resurgí espiritualmente y así que aparecí para los discípulos, por eso entraba en las casas con las puertas cerradas (Juan c.20 v.19 y 26). Cuando la Biblia relata que cené con los discípulos, la verdad es que mi espíritu estaba usando un cuerpo ajeno. La prueba de esto, está en el relato de los discípulos de Emaús. Durante todo el trayecto, ellos conversaban con un forastero sobre mi crucifixión. Solamente en la hora de partir los panes, ellos vieron que no era el forastero, y sí, yo que estaba en el medio de ellos. ¿Por qué no vieron antes, ya que convivieron conmigo durante tanto tiempo? Porque yo estaba incorporado en el forastero, y solo en la hora de partir el pan, por mi forma peculiar, ellos se concienciaron de mi presencia (Lucas c.24 v.13 a 35). Lo mismo sucedió con Maria Magdalena. Indagando el jardinero donde estaba mi cuerpo, solo después percibió que yo estaba allí. Si fuera mi cuerpo físico, ¿porque no me reconoció inmediatamente, al contrario de confundirme con el jardinero? Porque más una vez estaba usando el cuerpo de él para hablar (Juan c.20 v.14 y 16). Es menester dejar bien claro lo que realmente aconteció y eliminar de vez los dogmas (candados del raciocinio), abominables instrumentos de alienación y dominación de las masas. La resurrección física es un equívoco teológico y científico. Cuando el cristianismo se tornó religión oficial del Imperio Romano, ya en los primeros siglos de la era cristiana, se introdujeron creencias y rituales del paganismo, entonces establecido con el objetivo de convertir los súbditos paganos a la nueva religión; de entre ellas estaba la creencia en la resurrección física de las divinidades (a ejemplo de Horus y Osiris, que según la leyenda tendrían resurgido físicamente del cielo). Además, mi cuerpo estaría destinado al congelamiento, pues en el espacio sideral no existe aire para respirar y la temperatura confina cero absoluto, o sea, 273°C negativos. Además, estaría desnudo, puesto que los soldados romanos sortearon mis vestimentas entre sí (Juan c.19 v23 y 24) En la verdad mi cuerpo físico fue devuelto a la madre tierra, conforme previsto desde la creación del mundo: ‘Con el sudor de tu rostro comerás el pan, hasta que vuelvas al suelo, pues de él fuiste tomado. Porque eres polvo y al polvo tornarás’ (Génesis c.3 v.19). En cuanto los soldados romanos desguarnecieron la vigilia (Mateo c.28 v.13), el SEÑOR envió siervos fieles para recogieren mi cuerpo (Mateo c.27 v.55-56; Marcos c.15 v.47; Lucas c.23 v.55) y cubrirlo con nuevas sabanas, y enterrarlo en una sepultura anónima, dando término a los escarnios y burlas que perduraban, mismo después de la crucifixión y consecuente desencarnación… (‘…Sálvate a ti mismo; si eres el Hijo de Dios, baja de la cruzA otros salvó y a sí mismo no puede salvarse; Si es Rey de Israel, que baje ahora de la cruz y creeremos en él…Confió en DIOS; Si DIOS lo ama que lo libre ahora.’ (Mateo c.27 v. 39 al 44).”

4) ¿El Señor morirá? ¿Resurgirá nuevamente al 3º día?

INRI CRISTO: “En primero lugar, yo nunca moriré, apenas desencarnaré. Mi cuerpo físico será devuelto a la madre tierra, y yo volveré al PADRE, solamente después de cumplir mi misión. De esta vez no será de forma violenta como fue en la crucifixión, pues saldé todo el débito que tenía con la ley divina, ya, hace dos mil años atrás. Dormiré el sueño de los justos, o sea, desencarnaré naturalmente. En Apocalipsis c.1 v.14, está previsto que tendré los cabellos blancos como la nieve; luego, estaré en avanzada edad. No quiero vivir aquí ni un segundo, sino, para cumplir la voluntad de mi PADRE, SEÑOR y DIOS. Conozco un lugar mucho mejor para vivir, de lo que este valle de lágrimas. Mis discípulos continuarán sintiendo mi presencia espiritual, y algunos, podrán hasta me ver resurgir espiritualmente, como aconteció cuando me llamaba Jesús. Porque donde están dos o tres reunidos en mi nombre, allí estoy yo en medio de ellos (Mateo c.18 v.20).”

5) Si la reencarnación existe, ¿por qué no recordamos lo que hicimos en otras vidas?
INRI CRISTO: “DIOS es tan bondadoso y perfecto que, al contrario de condenar el ser humano al ‘infierno’ eterno en una única existencia terrena, Él facúltale reencarnar diversas veces, con la finalidad de continuar la marcha evolutiva en dirección a la divinidad, a la perfección, conforme, yo mismo dije: ’Vosotros, pues, sed perfectos como es perfecto vuestro Padre Celestial’ (Mateo c.5 v.48). Cada persona carga en si los trazos del pasado, mas es algo muy sutil, que solamente el SEÑOR puede conceder el don de ver. La conciencia en relación a las precedentes encarnaciones, es una protección, hace parte de la perfección del mecanismo de la ley Divina. De esta forma, el ser humano puede continuar su camino sin sí llevar por el desespero. ¿Ya imaginasteis, mis hijos, cuán terrible sería para un ex asesino saber, cuántas vidas tendría por la frente para pagar, como prevé la ley de Talión (’Ojo por ojo, diente por diente, mano por mano, pie por pie, quemadura por quemadura, herida por herida, cardenal por cardenal’ (Éxodo c.21 v.23 y 24, Levítico c.24 v.20 y 21), ¿o un ex suicida saber que desencarnó de disgusto por la vida, y tendrá que rescatar el débito karmático? Por otro lado, como el ser humano tiende a ser orgulloso, alguien que reencarnó con crédito podría considerarse mejor que los demás, y tornarse un déspota. Para mí, el SEÑOR me concedió memoria con la finalidad de facilitar el cumplimiento de mi misión.”

(Lea circular Reencarnación y suicidio, en el libro DESPERTADOR)

6) ¿Hacer regresión es cierto o errado?

INRI CRISTO: “Existe la posibilidad de hacer regresión, ya testifiqué un caso verdadero en Caracas, en la Venezuela, no obstante, existe también mucho charlatanismo encima de esto. Por coincidencia, generalmente quien hace las regresiones, tuvo un pasado ‘importante’, en la persona de un príncipe o de una princesa, eso, en la verdad, es una auto confirmación, o una confesión, en el altar del egocentrismo, del apego a las vanidades, a los bienes materiales, a la sed de poder, no obstante, existan las raras excepciones. No aconsejo hacer regresión, es una espada con dos filos; el individuo puede saber porque está sufriendo tanto ahora, como también, está sujeto a decepcionarse mucho, y hasta perder el gusto por la vida. Mejor, en este caso, es ignorar el pasado y vivir el presente seguro en DIOS, no necesita hacer regresión. Al contrario, piensa: ‘DIOS debe saber porque estoy pasando por estas pruebas; cuando llegar la hora cierta, todo va se solucionar’. Entregando su destino en las manos de DIOS, consciente de que nada acontece en la Tierra sin el consentimiento del ALTÍSIMO, el ser humano vive mejor y más feliz en la Tierra.”

7) ¿Cuál el significado, el propósito de la crucifixión?

INRI CRISTO: “Mi cuerpo fui ofrecido en holocausto, con la finalidad de que cesasen los sacrificios de animales para expiación de los pecados; el ritual del holocausto se convirtió en acto abominable a los ojos del SEÑOR: ‘Se inmola un buey, se abate un hombre, se sacrifica una oveja, se desnuca un perro, se ofrece en oblación sangre de cerdo, se hace un memorial de incienso, se bendice a los ídolos. Ellos mismos eligieron sus propios caminos y en sus monstruos abomina’ (Isaías c.66 v.3). Pero, al contrario de lo que fue enseñado al pueblo cristiano, no fui crucificado inocente. Sería una injusticia divina de DIOS, enviar su hijo puro e inocente, para pagar los pecados que los otros cometieron. Tuve que redimir con mi sangre los pecados de la humanidad, porque fui yo quien inició la humanidad en el camino del pecado. Yo que os hablo, soy el Primogénito de DIOS, el ancestral de la raza humana, Adán, que reencarné como Noé, Abraham, Moisés, David, etc. Después como Jesús y ahora como INRI. Soy el padre de la humanidad, y vosotros, sois todos mis descendientes. En esta condición, tengo que enseñaros a vivir dentro de la ley divina, reconduciéndoos al camino de la luz. Como ya dije, hace dos mil años atrás, yo continúo siendo el camino, la verdad y la vida; nadie va al PADRE, sino por mí (Juan c.14 v.6). Entretanto, quien pecó después de la crucifixión, pecó por cuenta propia, y tendrá que responder en persona por sus hechos. E solo ahora puedo ejercer mi misión de juez, porque estoy puro, sin deuda ante la ley divina. Un juez endeudado, culpado, no tiene autoridad para juzgar, mayormente en nombre del Excelso Tribunal Celestial.”

8) ¿Por qué el Señor no tiene las marcas de los clavos en las manos y en los pies?
INRI CRISTO: “Solamente los seres mórbidos, buitres, aves de rapiña, amantes de la violencia que se complacen en derramar la sangre ajena, quieren ver las marcas del odio. Son estos, los mismos que hace dos mil años fustigaran Pilatos a decidir por mi crucifixión (‘pero es costumbre entre vosotros que os ponga en libertad a uno por la Pascua. ‘¿Queréis, pues, que os ponga en libertad al Rey de los Judíos? …Ellos volvieron a gritar diciendo: – ¡A ése, no; a barrabás! Barrabás era un salteador’ – Juan c.18 v.9 y 40). Ahora, ya no tengo más deuda ante la ley divina. El cuerpo físico que tuve hace dos mil años fue devuelto a la Madre tierra, como está previsto en las sagradas escrituras: ‘Con el sudor de tu rostro comerás el pan, hasta que vuelvas al suelo, pues de él fuiste tomado. Porque eres polvo y al polvo tornarás’ (Génesis c.3 v.19). Yo mismo dije cuando me llamaba Jesús: ‘No penséis que he venido a abolir la ley y los profetas. No he venido a abolir, sino a dar cumplimiento’ (Mateo c.5 v.17). Mi espíritu fue para el PADRE; ahora ÉL me reenvió y reencarné, recogiendo mi cuerpo de las entrañas de una mujer con la misma silueta, como podréis atestar a través del sudario. Ese fue el gran milagro realizado por el SEÑOR, para disgusto de todos aquellos que pensaron, haberme exterminado. Pues, si un cirujano, en el plazo de algunas horas, puede remover una cicatriz del cuerpo de un ser humano, ¿por acaso, en dos mil años, DIOS, mi PADRE, el SEÑOR de la sapiencia, que inspira y ministra genialidad al hombre, ¿no tendría removido las marcas del odio producidas por mis enemigos? Conviene resaltar, que cuando aparecí para Tomé, para mostrarle las marcas de la crucifixión, está bien explícito en la Biblia, que él, acreditó apenas al ver, no tocó las heridas, (Juan c.20 v.27). Si tuviese intentado tocarlas, tendría se deparado con el aire, porque en esta ocasión era solo mi cuerpo sutil, mi espíritu que se veía. Justamente por manifestarme en espíritu, y no en cuerpo físico, yo entraba en las casas con las puertas cerradas (Juan c.20 v.19 y 26), o usando el cuerpo físico de otro (Juan c.20 v.1 al 17; Lucas c.24 v.13 al 35; Juan c.21 v.1 al 14).”

9) ¿Lo qué el Señor piensa sobre las innúmeras personas que aparecen mostrando las llagas?
INRI CRISTO: “Algunos son defraudadores, que desean vivir a costas de la piedad, ignorancia y burricie ajenas. No obstante, existe un hombre en especial, que por haber producido los herimientos en mi cuerpo, hace dos mil años atrás, ahora reencarnó con esas marcas, con la finalidad de rescatar los pecados cometidos, porque la ley se cumple. Mientras él no confesar ante la humanidad, no decir que estoy de carne y hueso en la Tierra, continuará con las llagas vertiendo, lo que no le es muy confortable. Él ya me encontró en un hotel en Curitiba, y sabe que soy Cristo. Digiérale el porqué de ese sufrimiento, que perdurará hasta él me confesar ante la humanidad. Solo entonces, las llagas cicatrizarán. Mas, por ahora, le es conveniente continuar así, es su medio de subsistencia, pues viaja por el mundo como atracción del ambiente dicho esotérico. Él se llama Giorgio Bongiovanni.”

10) La Biblia afirma que Cristo volvería sobre las nubes, y todo ojo lo vería (Apocalipsis c.1 v.7). ¿Cómo el Señor explica este pasaje bíblico?

INRI CRISTO: “Cuando llegar el día de gloria del SEÑOR, visitaré todos los países viniendo sobre las nubes en un avión, y todo ojo me verá a través de la televisión y de la Internet. Hace dos mil años, mi PADRE me mostrara, que cuando yo volviese seria así. Es más una prueba de la perfección y precisión de DIOS; justamente en el siglo en que reencarné, ÉL inspiró los científicos a construir eses instrumentos fantásticos, posibilitando el cumplimiento de mi misión. Aunque, todavía bebo, de trago en trago, la última porción del cáliz amargo de la reprobación, previsto en Lucas c.17 v. 25 al 35. Para los que desconocen, allá está textualmente escrito, concerniente a mi vuelta para la Tierra: ‘Porque, como relámpago fulgurante que brilla de un extremo al otro del cielo, así será el Hijo del Hombre en su día. Pero, antes, le es preciso padecer mucho y ser reprobado por esta generación. Como sucedió en los días de Noé, así será también en los días del Hijo del Hombre. Lo mismo como sucedió en los días de Lot, comían, bebían, compraban, vendían, plantaban, construían; pero el día que salió Lot de Sodoma, DIOS hizo llover fuego y azufre del cielo y los hizo perecer a todos. Lo mismo sucederá el Día en que el Hijo del Hombre se manifieste.’ Mirad para el cielo de noche, cuando pasa el avión con las luces guiñando de una extremidad a la otra. Para quien raciocina honestamente dentro de la lógica, no hay otro medio de venir sobre las nubes, sino este. Cuando llegar el día del SEÑOR, recorreré el mundo entero, con la finalidad de recoger a mis hijos. Y vosotros diréis: Él está en Lisboa, pero, ya estaré en Berlín. Cuando vosotros dirigiréis a Berlín, entonces ya estaré en Moscú, Y mismo, para aquellos que no tengan televisión o Internet, en aquellos días les será facultado me ver, pues serán instalados telones en las plazas públicas del mundo entero. Hasta el año 2000, los líderes de las iglesias impregnaran en la mete de los fariseos, rotulados de creyentes y evangélicos, que yo volvería de carne y hueso del cielo, pues la voz del pueblo decía:” A mil llegó y de dos mil no pasará sin que Cristo vuelva para la Tierra”. El año dos mil llegó, pasó, y ningún Cristo volvió de carne y hueso del cielo como dijeron y esperaban, porque yo, Cristo, nunca fui para el cielo de carne y hueso, Eso es un absurdo, una sandez. En el espacio sideral no existe aire para respirar, y la temperatura, confina cero absoluto, o sea, 273° Celsius negativos. DIOS cumplió la promesa, y me reenvió antes del año 2000, más precisamente, en 22/03/1948. Cristo, en la traducción del griego, significa ‘el ungido’ en el singular, no existe otro. Crean o no, gusten o no, soy el mismo ayer, hoy y siempre, y tendrán que acostumbrarse con el hecho de que soy el mismo.

11) ¿Por qué la mayor parte de la humanidad todavía ignora su vuelta para la tierra?

INRI CRISTO: “Como ya dije anteriormente, y es imperativo resaltar, todavía bebo de trago en trago la última porción del amargo cáliz de la reprobación, que yo mismo preví, y está escrito en Lucas c.17 v.25 al 35 (‘Pero antes -antes de su día de gloria- le es preciso –Cristo- padecer mucho y ser reprobado por esta generación. Como sucedió en los días de Noé, así será también en los días del Hijo del hombre). Pero, ¿por qué yo dije: conviene que sufra? Mi PADRE me mostró que la reprobación es necesaria, con la finalidad de me facultar a conocer bien los corazones de mis contemporáneos. Los que ahora me reprueban, burlan y desdeñan son los mismos que tendrían gritado: “¡Crucifique! ¡Crucifique!”. Si yo llegase a la Tierra, y todos inmediatamente doblasen las rodillas, ¿cómo podría distinguir mis hijos, amantes de la luz y de la verdad, de los que prefirieron las tinieblas, las fantasías, la asechanza? ¿Con qué criterio, separaría la paja (fariseos) del trigo (mis hijos)? Además, desde el histórico 28/02/1982, la desinformación organizada orquestada por Roma, tejió una negra cortina de boicot en los medios de comunicación que, salvo raras y brillantes excepciones, perdura hasta los días de hoy. Pero, como nada acontece en la Tierra sin el consentimiento de DIOS, espero pacientemente el cumplimiento de su santa voluntad. En el día cierto, y en la hora cierta, Él propiciará los medios para que yo pueda hablar libremente a mi pueblo.”

12) ¿Cómo conciliar la existencia de la reencarnación con el texto bíblico?: “¿Y del mismo modo que está establecido que los hombres mueran una sola vez, y luego el juicio” (Hebreos c.9 v.27)?

INRI CRISTO: “No obstante, esa citación bíblica sea proveniente del primero falso profeta Pablo confeso de su propia condición (‘Pues yo soy el último de los apóstoles: indigno del nombre de apóstol, por haber perseguido a la iglesia de Dios– Corintios 1 c.15 v.9) no existe paradojo en afirmar que para los hombres está establecido morir solamente una vez. O sea: para el cuerpo físico de cada ser humano solo es posible una única existencia física, hasta porque el SEÑOR dijo al primogénito, Adán, que os habla: “Con el sudor de tu rostro comerás el pan, hasta que vuelvas al suelo, pues de él fuiste tomado. Porque eres polvo y al polvo tornarás” (Génesis c.3 v.19). Y en vista de que en la naturaleza ‘nada se pierde, nada se cría, todo se transforma’, las partículas, las moléculas que integraran un cuerpo físico, millares de años atrás, sea él animal o vegetal, hoy integran la constitución física de nuevos cuerpos, en el perpetuo y perfecto ciclo de renovación de la madre naturaleza. Luego, difícil e imposible es conciliar ese versículo bíblico de Pablo con el tan aclamado delirio farisaico de la resurrección física de la carne. ¡Imaginéis como sería, en el día del juicio, la reconstitución física de todos los cuerpos que vivieron y murieron en la Tierra al largo de eses dos mil años! ¡Sería carne saliendo para todos los lados y talvez, hasta faltaría! ¡Será tan difícil percibir, que eso sí, es una incongruencia a toda prueba! Además, la mayoría de eses que se dicen creyentes y evangélicos, todavía no percibieron, que, dentro de innúmeras contradicciones, entre lo que Pablo dijo y lo que yo enseñé antes de ser crucificado, existe una nítida y peculiar contradicción, en este versículo bíblico en especial: Es paradojal Pablo decir, que luego en seguida (de la muerte) viene el juicio, ¡si yo dije hace dos mil años atrás, que volvería para juzgar a la humanidad! ¿Cuál sería la razón de existir el día del juicio? ¿Cómo eso es posible? Una cosa u otra. Para DIOS, diferente de los hombres, no existe dos pesos y dos medidas. O es o no es. Sí, sí; no, no. Yo os digo de verdad, de la parte de mi PADRE: el cuerpo físico muere, es destruido por la devastadora acción del tiempo, todavía, el espíritu vivificante es que no desvanece, no muere jamás y retorna de tiempos en tiempos a través de la eterna ley divina de la reencarnación, usurpada de la doctrina cristiana en el siglo VI por causa de un torpe error histórico protagonizado por el imperador Justiniano. No obstante, para disgusto de los enemigos de la verdad que se sirven de DIOS, al contrario de servirlo, ahora yo volví, con la finalidad de reestablecer la eterna ley de mi PADRE para los hombres y enseñarlos a trillar la vereda de la racionalidad y de la coherencia, indisociables de la verdad.”

13) ¿Por qué usted “resurgió” de ojos azules?

INRI CRISTO: “¿Por qué tendría de ser amarillo, verde, color de chocolate? Ojos azules no son exclusivos de personas no judías. En el holocausto, muchos judíos de piel clara y ojos azules fueron confundidos con alemanes, escaparon de ser muertos en los campos de concentración, hace dos mil años, yo tenía ojos azules y ahora yo tenía que renacer, reaparecer para la humanidad de la misma forma. Además, cuando me llamaba Jesús, prometí para los discípulos que volvería como yo era (‘…Pero yo os digo la verdad: Os conviene que yo me vaya; porque si no me voy, no vendrá a vosotros el paráclito; pero si me voy, os lo enviaré. y cuando él venga, convencerá al mundo en lo referente al pecado, en lo referente a la justicia y en lo referente al juicio. Mucho tengo todavía que deciros, pero ahora no podéis con ello. Cuando venga el espíritu de la verdad, os guiará hasta la verdad completa, pues no hablará por su cuenta, sino que hablará lo que oiga, y os anunciará lo que ha de venir. Él me dará gloria, porque recibirá de lo mío y os anunciará a vosotros. Dentro de poco ya no me veréis, y dentro de otro poco me volveréis a ver. Y me voy al PADRE’ – Juan c.16 v.7 al 16). Allí yo estaba hablando de mi vuelta para la Tierra, de mi reencarnación. Y ahora, además de volver con el mismo rostro y la misma voz, recibí de vuelta todo lo que yo tenía antes de ser crucificado; túnica, manto, sandalias, bolsa, hasta mismo la corona. A los que desconocen, conviene enterarse del contenido de la carta que Publius Lentulus envió al imperador romano Tiberio Cesar. (Es el contenido de la carta: “existe en nuestro tiempo un hombre, el cual vive actualmente de grandes virtudes, llamado Jesús, que por el pueblo es inculcado profeta de la verdad, y sus discípulos dicen que es Hijo de Dios, Criador del cielo y de la Tierra y de todas las cosas que en ella se encuentran y que en ella hayan estado, En verdad, a cada día se escuchan cosas maravillosas de ese Jesús; resucita los muertos, cura los enfermos; en una sola palabra: es un hombre de justa estatura y es muy bello en el aspecto. Hay tanta majestad en el rostro, que aquellos que lo ven, son forzados a amarlo o temerlo. Tiene los cabellos del color de las almendras bien maduras, distendidos hasta las orejas y de las orejas hasta la espalda, son del color de la tierra, todavía, más reluciente. Tiene en el medio de su frente una línea separando los cabellos, a la manera en uso de los Nazarenos; el rostro es lleno, el aspecto es muy severo. Ninguna ruga o mancha se ve en su faz de color moderada; la nariz y la boca son irreprochables. La barba es espesa, pero semejante a los cabellos, no muy larga, pero separada en el medio. Su mirada es muy especiosa y grave, tiene los ojos graciosos y claros. Lo que sorprende es que resplandecen en su rostro como rallos del sol, pero, nadie pude mirar fijo su semblante, porque cuando resplandece, aterroriza y cuando amena hace llorar. Se hace amar y es alegre con gravedad. Se dice que nunca nadie lo vio reír, pero, antes, llorar. Tiene las manos y los brazos bellos. En la palestra contenta muchos, pero lo hace raramente, y cuando alguien de él se aproxima, verifica que es muy modesto en la presencia y en la persona. Es el más bello hombre que se pueda imaginar, muy semejante a su madre, la cual es de una inaudita belleza, no ha se visto por estas partes doncella tan bella…De letras, se hace admirar por toda la ciudad de Jerusalén; él sabe todas las ciencias y nunca estudió nada. Él camina descalzo y sin cosa alguna en la cabeza. Muchos se ríen viéndolo así. No obstante, en su presencia, hablando con él, tremen e admiran. Dicen que un tal hombre nunca fue escuchado por estas partes. En la verdad, según me dijeron los hebreos, no se escucharon jamás tales consejos, de gran doctrina como enseña este Jesús; muchos judíos lo tienen como divino y muchos me querellan, afirmando que es contra la ley de su majestad. Se dice que ese Jesús nunca hizo mal a nadie, pero, al contrario, aquellos que lo conocen y con él tienen practicado, afirman haber recibido de él, grandes beneficios y salud…”).”

14) ¿Cuál es el espino que te atraviesa más, que te machuca más en esta su vuelta para la Tierra?

INRI CRISTO: “Lo que duele más en mí, es ver mi pueblo, el pueblo de la Tierra de Santa Cruz, de la tierra que DIOS me dio como patria, arrastrarse atrás de los falsos religiosos, de los falsos profetas que chantajean el diezmo de sus miserables salarios. Para mi duele mucho ver mis hijos sufrir el flagelo del desempleo, del hambre y de la miseria para seguir los falsos profetas, y arrastrase atrás de ídolos malditos, al contrario de adorar únicamente mi PADRE, SEÑOR y DIOS, único ser digno de adoración y veneración. No estoy aquí para contemporizar con los mercenarios de la fe, volví justamente para combatir el comercio religioso establecido. Y cada vez que me boicotean en un medio de comunicación, estoy siendo chicoteado, como fui hace dos mil años atrás, pues ahora la crucifixión no acontece a través de un madero, y si a través de la desinformación organizada.”

15)- ¿Lo qué acontecerá con las personas que se posicionan contra el señor durante su pasaje en la Tierra? ¿El Señor perdonará todos ellos?

INRI CRISTO: “Cuando terminar el periodo de la reprobación, que yo mismo predije antes de ser crucificado (‘segunda llegada de Jesús; … Pero antes -antes de su día de gloria- le es preciso –Cristo- padecer mucho y ser reprobado por esta generación. Como sucedió en los días de Noé, así será también en los días del Hijo del hombre Lucas c.17 v.25 al 35). Llegará el día y la hora que Él, el Supremo Criador del Universo, abrirá los ojos de mis contemporáneos; allí, entonces ellos verán atónitos, que yo soy la luz del mundo, la verdad y la vida, y exclamarán: ‘¡Ah!… Y yo que fui su vecino, y lo desprecié, y viré el rostro para él…Y yo que lo vi pasar y blasfemé su camino… Y yo que lo expulsé cuando me visitó…Y yo que cuando él vino me ver, mandé decir que no estaba…Y yo que chisté de la manera como se viste… Y yo que hallé que él era un mentiroso, un usurpador, un engañador…Y yo que, en mis pensamientos, deseé que él fuera preso, humillado, pisoteado y hasta muerto…’ Y en eses días muchos tendrán vergüenza de mirar para mi rostro, tendrán vergüenza de contemplar mi faz, tendrán vergüenza e incapacidad de venir hasta mí, serán bloqueados por sus propios pecados, por sus liviandades, por haber me juzgado, olvidándose que yo dije, hace dos mil años: ‘No juzguéis para no ser juzgado’ Mateo c.7 v.1). Meditad, mis hijos, como será bueno para vosotros y para mí el día en que, en fin, reconocido por todos, hasta por mis enemigos, yo viva el sublime deleite místico de sustentar mi identidad, y condición de Primogénito de DIOS. ¡Qué, entonces sabrán que condenaran a sí mismos, por sus pensamientos, sus actos, sus palabras, y serán impedidos por los querubines de se aproximen de mí, hasta mismo para suplicar misericordia! Ahora que volví en la condición de juez, con la misión de juzgar la humanidad, mismo perdonando los que hicieron el mal contra mí, no podría impedir mi severa madre, la madre naturaleza, de ejecutar el decreto divino destinado a cada uno de ellos.”

Deja una respuesta