3 – Vida hace 2000 años: de los 13 a los 30 años, bautismo, vida pública, los judíos y la crucifixión, filme La Pasión de Cristo, El código da Vinci, Judas Iscariote

0
77

1) ¿Dónde estuvo Cristo de los 13 a los 30 años, ya que la Biblia no relata?
INRI CRISTO: “De los trece a los treinta años, sin libre arbitrio, fui llevado por mi PADRE, SEÑOR y DIOS a probar los pecados del Mundo, con la finalidad de vencer el Mundo (‘Estas cosas os he hablado para que en mí tengáis paz. En el Mundo tendréis aflicción, pero confiad, yo he vencido el Mundo’ – Juan c.16 v.33). Conforme había profetizado Isaías c.7 v.14 y 15: ‘Por tanto el Señor mismo os dará señal: He aquí la virgen concebirá, y dará a luz un hijo, y llamará su nombre Emmanuel. Comerá mantequilla y miel, hasta que sepa desechar lo malo y escoger lo bueno’. ‘Comer mantequilla y miel’ significa experimentar los pecados del Mundo, conocer el bien y el mal, puesto que la miel es el dulce y la mantequilla (en las traducciones más antiguas de la Biblia, se escribía leche cuajado) es el acedo. Por estar enlodado en los pecados del Mundo, exigí ser bautizado por Juan Bautista, que se consideraba indigno, hasta mismo de desatar mis sandalias (Juan c.1 v.27) Solamente, después del bautismo, posó sobre mí el Espíritu Santo (Juan c.1 v.32 y 33). Si no fuera así, cuando trajeron Maria Magdalena delante de mí, dejaría que la apedreasen. No obstante, por haber convivido en medio de los hombres, sabía que todos tenían pecados y respondiera: ‘El que de vosotros esté sin pecado sea el primero en arrojar la piedra contra ella’ (Juan c.8 v.7 y 11).”

2) ¿Lo qué los esenios significaran en la vida del Señor? ¿Sería verdadera la afirmación de que ellos tuvieron la misión de le transmitir muchos enseñamientos?

INRI CRISTO: “En la época en que yo me llamaba Jesús, los esenios preservaban la ley divina. En esta condición, había algo en común entro ellos y yo. Pero el único vínculo, más profundo, que de veras existió, es que eventualmente me convidaban para cenar, nada más allá de eso. Dicen algunos fanáticos desinformados, que yo, Cristo, fui iniciado por los esenios. Eso es una imbecilidad, una asnería, un contrasentido, pues el SEÑOR DIOS, mi PADRE no permitió que yo fuera iniciado por nadie. Hace dos mil años atrás, fui iniciado únicamente por mi PADRE, Y ahora también, en la condición de teodidacta (inspirado directamente por DIOS). Alguien es iniciado por alguna escuela cuando viene al mundo para aprender con los hombres. Aunque, yo no vine al mundo para aprender con los hombres, ni ahora, ni en el tiempo en que me llamaba Jesús. Vine al mundo para enseñar los hombres. Los esenios me acogieron porque se identificaban con mis enseñamientos, con mis pronunciamientos. Es como en los tiempos actuales. En mi larga caminada sobre la Tierra, muchas veces fui convidado para cenar con diversos grupos esotéricos, incluyendo el de los neo-esenios. Pero eso no quiere decir que tenga pertenecido, que tenga me unido a los esoteristas de cualquier corriente con que tuviera me relacionado. Cuando expulso de la Venezuela en 1980, fui huésped en la comunidad ecléctica en Brasilia, cuyos habitantes se dicen esenios, a convite del fundador Iokanã. No obstante, eses dichos esenios son necrófagos, o sea, comen cadáveres, diferentes de los esenios de hace dos mil años atrás, que eran vegetarianos.”

3) ¿Cuál es su opinión sobre la película La Pasión de Cristo? ¿Fue violento?

INRI CRISTO: “No considérela película violenta. Consideré violenta la idea que tuvieron hace dos mil años atrás, y ahora. Siempre esa necesidad de reprise, esa necesidad que el pueblo tiene de ver sangre. La idea de dos mil años atrás fue violenta, porque no había necesidad de toda aquella desvergüenza. Bastaba me crucificar y pronto. No había porque chicotearme, humillarme, y escupir en mi faz. El propio Pilatos dijo que no encontrara crimen alguno en mí. Y ahora, también no había necesidad de reproducir el suplicio en dosis exacerbada. Digamos que el director de la película, el Gibson, de acuerdo con la necesidad contemporánea, dio una pitadita suplementar en algunas cosas, a ejemplo del cuervo devorando el ojo de uno de los ladrones. Es por ahí que se ve el lado fantasía, el lado mórbido, el lado de la sed de la sangre. En ese sentido, él fue infeliz, porque soy obligado a decir, que no fue todo exactamente de aquella manera, fue más o menos. El filme exageró un poco en la cuantidad de violencia. Para los tiempos actuales, en que los seres humanos prenden la televisión, y es muerte, es crimen, es asesinato, se él produjese el filme exactamente como fue, no daría boletería, no daría lucro. Pero el Gibson fue muy feliz, si, en términos de lucro, pues la industria de la muerte da lucro. Él ganó y va ganar todavía mucho dinero, independientemente de la piratería.”

4) La principal polémica provocada por el filme fue haber atribuido a los judíos la principal culpa por la crucifixión, lo que le rindió el adjetivo “antisemita”. ¿Lo qué significan los judíos para el Señor? ¿Fueron realmente ellos los responsables por la crucifixión?

INRI CRISTO: “Nadie es obligado a creer, mas, yo soy el mismo judío que crucificaron. No preciso más decir que soy el Rey de los Judíos, mi nombre habla por mí, INRI, el nombre que Pilatos escribió encima de mi cabeza, cuando yo agonizaba en la cruz (Iesús Nazarenus Rex Judaeorum). Es mi nuevo nombre (‘Al que venciere, yo lo haré columna en el templo de mi Dios, y nunca más saldrá de allí, y escribiré sobre él el nombre de mi Dios, y el nombre de la ciudad de mi Dios, la nueva Jerusalén, la cual desciende del cielo, de mi Dios, y mi nuevo nombre’ (Apocalipsis c.3 v.12). Reconozco como judíos aquellos que me reconocen como el Mesías, el enviado del ALTÍSSIMO. Mi PADRE, SEÑOR y DIOS dijo, que desde mi crucifixión, por ellos no haber me reconocido, el criterio para identificar un judío pasó a ser la pureza del corazón, que faculta el reconocimiento de mi identidad, no meramente la descendencia biológica. He aquí la explicación de mis proféticas palabras: ’Y las ovejas oyen su voz; y a sus ovejas llama por el nombre…va delante de ellas; y las ovejas le siguen, porque conocen su voz. Así como el PADRE me conoce, y yo conozco al PADRE; y pongo mi vida por mis ovejas. También tengo ovejas que no son de este redil, aquellas también debo traer, y oirán mi voz, y habrá solamente un rebaño, y un pastor’ (Juan c.10 v.4 al 16). Cuanto a la crucifixión, ella ya estaba en los planos de DIOS, antes mismo, de yo reencarnar del vientre de mi genitora, puesto que vine al mundo con la finalidad de rescatar los pecados de la humanidad. En la condición de Primogénito de DIOS, fui yo, Adán, que iniciara la humanidad en el camino del pecado, por eso enmudecí, no me defendí delante de las acusaciones que me arrojaban. Al contrario, dije: ’Padre, perdónalos, porque no saben lo que hacen’ (Lucas c.23 v.34). Todavía, pese a muchos responsabilizaren, en la ignorancia, el pueblo judío por la crucifixión, de verdad os digo: fueron los romanos que me crucificaran. En aquel tiempo la Palestina estaba sobre yugo del Imperio Romano, los judíos no tenían autoridad, ni poder gubernamental para decretar la ejecución. Luego, es una injusticia imputarles la culpa. Poncio Pilatos, fue nombrado por el imperador romano para, como interventor, gobernar la Judea. Quien tenía poder político para ordenar la crucifixión era Pilatos, poder este, que manifestó al decir: ‘¿A mí no me hablas? ¿No sabes que tengo autoridad para crucificarte, y que tengo autoridad para soltarte?’, a lo que respondí: ’Ninguna autoridad tendrías contra mí, si no te fuese dada de arriba; por tanto, él que a ti me ha entregado, mayor pecado tiene’. (Juan c.19 v.10 y 11). Al decir esto, Pilatos estaba mostrando que era él quien iría decidir si yo sería crucificado o no, como bien decidió al lavar las manos. Fue un gesto cobarde que quedó para siempre registrado en la historia de la humanidad. Asimismo, Dios, le permitiera hacer uso de ese poder, pues nada acontece en la Tierra sin el consentimiento de DIOS, y ninguno ejerce el poder sin la anuencia del ALTÍSSIMO. Obviamente, en la condición de líder religioso, mi presencia contrariaba (y continúa contrariando) intereses. En consecuencia de eso, algunos sacerdotes de la época, acaudillados por Caifás, se sintieron amenazados e incitaron, fustigaron el pueblo a gritar contra mí: ‘¡Crucifícalo! ¡Crucifícalo! (Juan c.19 v.6) conforme, bien profetizara Isaías (‘Y dijo: Anda, y di a este pueblo: Oíd bien, y no entendáis; ved por cierto, mas no comprendáis. Engruesa el corazón de este pueblo, y agrava sus oídos, y ciega sus ojos, para que no vea con sus ojos, ni oiga con sus oídos, ni su corazón entienda, ni se convierta, y haya para él sanidad’ – Isaías c.6 v.9 y 10). Pero a pesar de que había hecho tantas señales delante de ellos, no creían en él; para que se cumpliese la palabra del profeta Isaías, que dijo: ‘Señor, ¿quién ha creído a nuestro anuncio? ¿Y a quién se ha revelado el brazo del Señor? Por esto no podían creer, porque también dijo Isaías: Cegó los ojos de ellos, y endureció su corazón; Para que no vean con los ojos, y entiendan con el corazón, Y se conviertan y yo los sane. Isaías dijo esto cuando vio su gloria, y habló acerca de él’ – Juan c.12 v.37 al 41). Mas, no se puede culpar el pueblo por ser pueblo. Culpar el pueblo judío por la crucifixión, equivale a culpar el pueblo alemán por las barbaries de Hitler. Hagamos justicia: la responsabilidad por mi crucifixión cabe únicamente a Roma.”

5) ¿Cómo el Señor explica que los judíos han conseguido se mantener cohesivos durante tantos siglos?

INRI CRISTO: “Mismo sin patria y dispersos por el mundo hasta 1948, ocasión en que fue creado el estado de Israel, ellos se conservaran, debido al eslabón, de la unión con el ALTÍSSIMO. Aunque no me tengan reconocido como Mesías, asimismo, se mantuvieron humildemente arrodillados delante del único DIOS, mi PADRE, el CRIADOR Supremo, único Ser increado, único eterno, único Ser digno de adoración y veneración, único SEÑOR del Universo. El SEÑOR les prometió que, en cuanto guardasen fidelidad, Él siempre les sería benevolente y misericordioso, validando el pacto hecho con Abrahán, Isaac y Jacob (Levítico c.26 v.42). Quien adora únicamente a DIOS, mi PADRE, y ora únicamente a ÉL, sin intermediario, tiene Su protección y nunca será desamparado, excepto, en la ocasión de rescatar débito karmático, en virtud, de la violación de la ley Divina.”

6) El Señor dice que vivió enlodado por los pecados del mundo antes de ayunar en Santiago de Chile en 1979. ¿Eso quiere decir que usted también pecó durante ese tiempo? ¿Lo qué el Señor dice sobre la polémica genera en torno del libro el Código da Vinci, que coloca en cuestión un posible envolvimiento entre usted y Maria Magdalena?

INRI CRISTO: “Hay que se interpretar el significado de las palabras. Volví para este mundo sin libre albedrío, y sin libre albedrío mi PADRE me llevó a conocer los pecados del mundo, para poder juzgar a la humanidad, para tener autoridad sobre el Mundo. La cuestión no es que yo tenga pecado, y si, que mi PADRE me sometió a conocer los pecados del mundo. No se puede considerar un médico asesino cuando corta el cuerpo de una persona en una cirugía, puesto que, él está obedeciendo un ritual inherente a su profesión de médico. El sociólogo no puede ser considerado ladrón ni salteador cuando tiene que visitar una prisión, con la finalidad de analizar el comportamiento de los detenidos que cometieron delitos. Así, también es en el caso del Hijo del Hombre que os habla. Conducido por la poderosa mano de mi PADRE, fui dormir, si, en los burdeles con las prostitutas, en las favelas, frecuenté las boîtes, y los cabarés, anduve por las esquinas sociales, en fin, conocí de cerca las vicisitudes de mi pueblo, con la finalidad de comprender, lo que se pasa con los seres humanos, de la misma forma que hace dos mil años atrás. Los bellacos, traidores de la causa divina, engañaron el pueblo cristiano, diciendo que yo me mantuve distante de los pecados del mundo, por tanto, tendría sido un Cristo puro e ingenuo. Asimismo, está previsto en el libro de Isaías c.7 v.14, que con el nombre de Emmanuel, yo comí mantequilla y miel, hasta aprender a separar el mal del bien. Comer mantequilla y miel significa saborear el dulce y el acedo (puesto que, en las traducciones más antiguas, mantequilla era traducida por leche cuajado, que es acedo), conocer el bien y el mal, o sea, experimenté los pecados del mundo, con la finalidad de obtener discernimiento, para ayudar mis hijos, y libertarlos de las esclavitudes de la carne. Eso significa, que hace dos mil años, de la misma forma que ahora, estuve en la alcoba, si, no con una, mas con muchas prostitutas; prueba de esto, es que exigí ser bautizado por Juan Bautista, y solo después del bautismo posó sobre mí el Espíritu Santo (Mateo c.3 v. 14 al 16). Los embusteólogos que se dicen teólogos, crearon un folclore, tejieron una red de ilusiones y fantasías encima de mi imagen, con la finalidad, de mejor ejercer poder de dominio sobre el pueblo cristiano. Pero, he que el castigo es inherente al pecado. Por cuenta de la asnería y de la mentira máxima que aplicaron en la cabeza del pueblo, durante eses dos mil años de mi ausencia, es que ahora, para desespero de los mentirosos, surgió este libro, El Código da Vinci. Mintieron tanto, que ya no saben más lo que hacer, ya no saben que mentira inventar, para encubrir las tantas mentiras que enseñaron, están mucho más desesperados ahora, de lo que en la época en que proyectaron el filme La Última Tentación de Cristo. Si los sacerdotes, traidores de la causa divina, tuviesen admitido y enseñado al pueblo, que hace dos mil años, de los trece a los treinta años (por tanto, antes del ayuno, y de ser bautizado por Juan Bautista) yo había experimentado los pecados del mundo (todavía, porque la Biblia no dice donde estuve en este periodo) entonces, ahora, ellos sabrían cómo se defender. Tuviesen enseñado la verdad a mi pueblo, no habría motivo para polémica, o escándalo en decir que estuve en la alcoba con Maria Magdalena.”

7) ¿Entonces el Señor admite que tuvo relaciones con Maria Magdalena?

INRI CRISTO: “A través de la dialéctica que DIOS me concedió, por el camino de la lógica, y de la racionalidad, yo pudo os probar que no tuve relaciones carnales con Maria Magdalena. No porque ella fuera desproveída de belleza, y los atributos femeninos, inherentes a las mujeres, y si, porque yo, ya no tenía la inquietud carnal, propia del ser humano, mi PADRE había me concedido poder sobre la carne, como está bien registrado en las Sagradas Escrituras, que yo vencí el Mundo (‘Estas cosas os he hablado para que en mí tengáis paz. En el Mundo tendréis aflicción; pero confiad, yo he vencido al mundo ‘- Juan c.16 v.33). La relación que tuve con Maria Magdalena, fue la misma que tuve con todas las mujeres en aquel tiempo. Ellas recibían la bendición, y me asistían con sus poses, en fin, participaban de mi caminada sobre la Tierra. Además, fueron ellas que permanecieron fieles, y próximas a mí en el momento de la agonía en la cruz, y de entre ellas estaba Maria Magdalena. El amor existente entre nosotros, era puramente espiritual. Yo os digo, de verdad, que hace dos mil años, antes de mi PADRE me dar poder sobre la carne, estuve en la alcoba, no con apenas una, pero con muchas mujeres. No obstante, cuando Maria magdalena me conoció, yo ya había vencido la carne, ya no tenía esas inquietudes inherentes a los seres humanos, luego, no había posibilidad de yo haber mantenido relaciones carnales con ella. La única relación que tuve con Maria Magdalena, es que ella se arrodillaba, y yo colocaba las manos en su cabeza, concediéndole la bendición. Mas, como los que se dicen mis representantes mintieron, y crearon un folclore de mi imagen de Jesús, ahora están como cucarachas tontas, como ciegos en tiroteos, están sin salida, sin saber lo que hacer. En el presente momento, en mi presente pasaje por aquí, estoy con 58 años de edad, de existencia terrena. Cuando ayuné, tenía solamente 30, todavía era joven, pero fue a partir de entonces que mi PADRE me dio conciencia de mi condición, de mi identidad, y me concedió poder sobre la carne. He, que miro todas las mujeres como mis hijas, así como miro para todos los hombres como mis hijos, con amor de Padre; mirad para mí y ved en mis ojos el amor paternal. Desde 1979, mi amor, mi forma de amar, es la misma para todos vosotros, hombres y mujeres, jóvenes y ancianos. Hasta entonces, yo había experimentado mantequilla y miel si, conocí los pecados del mundo, pero no pequé, porque, a final, primero es necesario saber: ¿lo que es pecado? Pecado es todo lo que hicieres que hace mal para ti o para otro; todo lo que hicieres que no hace mal para ti ni para los otros, no es pecado. Inculcaran en vuestras cabezas que todo es pecado, en el intuito de ejercer dominio mental, encabestrar los incautos, en fin, esclavizar las cabezas de los seres humanos. Por tanto, no pequé, y si, sin libre albedrío experimenté todos los placeres, todos los pecados del mundo. Ahí acabó la fantasía. ‘¡Ah INRI!, ¿entonces usted tuvo un hijo?’ Yo no era anormal, tuve varios hijos e hijas, es lógico. Me echara en la cama con las mujeres, y ni siempre ellas eran estériles, algunas de ellas eran fecundas. Vamos eliminar de una vez por todas esas fantasías, vamos remover esa maldita coraza negra, esa niebla obscura que crearon en torno de mi imagen. Vamos ser realistas, y solo así, siendo realistas, comprenderás, que yo jamás renuncié al mundo, y si, que yo vencí el mundo, vencí la carne, sobrepujé las inquietudes inherentes a los seres humanos. Aconteció, ahora conmigo, lo mismo que aconteció hace dos mil años atrás, y puedo os afirmar con la autoridad de la certeza y de la experiencia, jamás, meramente como una hipótesis. En 1979, en Santiago de Chile, luego después del ayuno, mi PADRE me mostró nítidamente el cuerpo de una mujer completamente desnudo del vientre para abajo, un cuerpo lindo (vosotros sabed lo que se ve del vientre para abajo del cuerpo de una mujer desnuda). A seguir, el SEÑOR dijo: ‘Nunca más tú vas usar a tus hijas como los hombres lo hacen. ¡Nunca más!’ pero, en la secuencia, con su poderosa mano, Él impelió en mí las energías del sexo, e hizo que subiesen vía columna vertebral para alimentar mi cerebro. Y entonces, experimenté por la primera vez el extasíe de la comunión íntima con mi PADRE, el deleite de la simbiosis con DIOS, que es mucho más fuerte, mucho más poderoso y sublime, de lo que el placer efémero de la relación carnal entre un hombre y una mujer. Pero no fui yo que busqué, no escogí, yo tuve la revelación de mi PADRE, y Él me concediera poder sobre la carne; en fin, todo aconteció naturalmente.”

8) ¿Y los aspectos históricos del libro?

INRI CRISTO: “Como bien mencionó el escritor en el inicio del libro, todas las descripciones de las obras de arte, arquitectura, documentos, y rituales secretos, en el romance corresponden rigurosamente a la realidad. Hay una parte del libro en especial, que retrata resumida, no obstante, claramente, todas las alteraciones introducidas en el seno del cristianismo, al largo de los siglos que desvirtuaran, vilipendiaran su aspecto original. Los enseñamientos que dejé antes de ser crucificado fueron velados, suprimidos, asfixiados por la ambición, por la sed de poder de los traidores de la causa divina, que eliminaran de su camino, a través de la espada, del fuego, de la tortura, cualquier persona que osase oponerse a sus barbaries (el actual sumo pontífice elegido, Benedicto XVI, fue durante muchos años heredero de estas atrocidades). Pero, como DIOS no duerme y todo ve, de las culminaciones de su inobjetable omnisciencia, omnipresencia, y omnipotencia, me reenviara a este mundo para restablecer la verdad avasalladora, y enseñar Sus santas y eternas leyes para los hombres”.

(El autor cita en el capítulo 55 del libro El código da Vinci:

” Más de 80 evangelios fueron estudiados para componer el nuevo testamento, y no obstante, apenas algunos fueron escogidos-Mateo, Marcos, Lucas y Juan…La Biblia, tal como la conocemos hoy, fue una collage compuesta por el imperador Romano Constantino, el Grande. Él fue pagano la vida entera, bautizado solamente en la hora de su muerte, débil de más para protestar. En la época de Constantino, la religión oficial de roma era el culto de adoración del Sol Invictos, o del Sol Invencible- y, ¡Constantino era el sumo sacerdote! Infelizmente para él, Roma estaba pasando por una revolución religiosa, cada vez más intensa. Tres siglos después de la crucifixión de cristo, sus seguidores que se había multiplicado exponencialmente. Los cristianos y paganos comenzaron a luchar entre ellos, y el conflicto llegó a proporciones tales, que amenazó dividir Roma al medio. Constantino vio que precisaba tomar una actitud. En 325 d.C., él resolvió unificar Roma sobre una única religión, el cristianismo… Constantino era un buen negociador. Vislumbró la ascensión del cristianismo, y simplemente apostó en el caballo que estaba venciendo. Los historiadores, todavía se maravillan delante de la eficiencia demostrada por Constantino al verter los paganos admiradores del sol en cristianos. Fundiendo símbolos, fechas, rituales paganos con la tradición cristiana en ascensión, él generó una especie de religión hibrida aceptable para ambas partes…los vestigios de la religión pagana en la simbología cristiana son innegables. Los discos solares egipcios se tornaron las aureolas de los santos católicos. Los pictogramas de Isis dando el seno a su hijo Horus milagrosamente concebido, se tornaron la base de las modernas imágenes de la virgen Maria con el niño Jesús en el regazo. Y prácticamente todos los elementos del ritual católico-la mitra, el altar, la doxología (himnos y oraciones) etc.-fueron directamente copiados de religiones paganas místicas más antiguas…Ni existe un simbologista que sea especializado en símbolos cristianos. Nada es original en el cristianismo. El Dios precristiano Mitras-llamado el Hijo de Dios y la luz del mundo-nació en el día 25 de diciembre, murió, fue enterrado en un sepulcro de piedra y después resucitó en tres días. A propósito, el día 25 de diciembre es también el día de celebrar el nacimiento de Osiris, Adonis y Dionisio. El recién nacido Krishna recibió oro, incienso y mirra. Hasta mismo, el día semanal de los cristianos fue robado de los paganos. Originalmente, la cristiandad celebraba el Sabbat judío, en el sábado, pero, Constantino cambió eso de manera que la celebración coincidiese con el día que los paganos veneran el sol, hasta hoy, la mayoría de los fieles van a la iglesia en las mañanas de domingo, sin hacer la menor idea, de que están allí, para pagar tributo semanal al dios-sol, y por eso en ingles el domingo es llamado de Sun-day, o “día del sol” …).”

9) ¿El Señor recomendaría la lectura de ese libro para sus fieles?

INRI CRISTO: “Recomiendo la lectura de ese libro para cualquier libre pensador, o aspirante a libre pensador, que desea desvencijarse de los grilletes impuestos por las religiones alienantes. Por cierto, recomiendo no apenas este, pero cualquier libro que acrescente algo de positivo y constructivo al conocimiento, al intelecto. Enseño mis hijos que deben siempre leer con espíritu investigativo, y proceder a una rigorosa selección (como enseñé en la Parábola de los Diamantes), extrayendo de la lectura todo lo que es bueno, coherente, lógico, y, rechazando las fantasías, las sandeces, los delirios. En el caso de este libro, El Código da Vinci, con excepción de la hipótesis de que yo tendría me relacionado carnalmente con Maria Magdalena, todas las verdades históricas irrefutables deben ser profundamente analizadas, y llevadas para la superficie, verdades que fueron mantenidas distantes del pueblo por siglos. Ese libro llegó en una hora muy propicia en que los cristianos, en general, están comenzando a cuestionar su fe, a repensar los valores arcaicos que les fueron impuestos desde la infancia, y, por fin, a aceitar la posibilidad de yo ser quien digo que soy, el mismo Cristo de ayer, de hoy, y de siempre.”

10) ¿Lo qué el Señor dice sobre su amistad con Judas, que segundo recientes informaciones provenientes de manuscritos antiguos, no tendría practicado un acto de traición? ¿Él realmente lo traicionó?

INRI CRISTO: “Judas Iscariote era el único miembro letrado, estudiado de mi séquito, que alimentaba ambiciones políticas. Él tenía conmigo una relación diferente de la que yo tenía con los otros discípulos; yo tenía obligación de dar para él un poco más de atención de que para los otros, justamente por él ser letrado. Como judas poseía vitola académica, entonces él se comunicaba conmigo por el cerebro, no por el corazón. Cuando la persona no se comunica por el corazón, y si por el cerebro, ella precisa ser alimentada de luz constantemente. A pesar de eso, Judas era utilísimo en mi ambiente, él era el tesorero, cuidaba de las financias de mi grupo, de mi séquito. Consecuentemente, por él cuidar del dinero, y por ser una persona inteligente, yo tenía mucho para le hablar. Judas me cuestionaba más de que los otros discípulos; en cuanto los otros se comunicaban conmigo por el corazón, él se comunicaba verbalmente, a través del cerebro. Judas no sabía quién soy, él solamente acreditaba, y la creencia de él, era sustentada por los milagros. Por tener ambiciones políticas, él de veras quería, en su íntimo, que yo fuese el rey de los judíos, con la finalidad de asumir un puesto de ministro, cuando yo ascendiese al poder. Él tenía esa ambición, y yo no podía a priori decepcionarlo. Eventualmente, yo dije que mi reino no era de este mundo (Juan c.18 v.36), pero no podía decirle todos los días que mi reino no era de aquí, al contrario, él me abandonaría. Como Judas manejaba el dinero, recibía las donaciones del pueblo, fue por este motivo, y por causa de la ambición que él prevaricó y me vendió por treinta monedas. Es obvio que yo no confiaba en él como en los otros discípulos, porque él hablaba y entendía con el cerebro. Mi relación para con él, era de corazón para corazón, pero la relación de la parte de él conmigo, no era de corazón para corazón, era solamente mental. Si yo asumiese el poder, el trono de Israel, él se quedaría el resto de la vida arrodillado delante de mí, reverenciándome por ser el rey de los judíos. Pero yo no asumí el poder político, y por él solamente creer en mí, por no tener certeza de mi identidad, en la ocasión de mi pasaje por Jerusalén, él fue poseído por el maligno. Judas mantenía una relación espuria, clandestina con los sacerdotes, pues siempre intentaba convencerlos de que yo soy el Mesías, el rey de los judíos, comportamiento natural en los que no saben quién soy. Aquellos que saben quién soy, junto con el conocimiento, con la concienciación de mi identidad, ven la sabiduría, de que no da para inculcar la luz en la cabeza del necio. A rigor, Judas no podría mantener relaciones con los sacerdotes, que eran mis enemigos. Cuando chicoteé los vendedores del templo en Jerusalén, derrumbé manteca, queso, pan, para todos los lados, espanté los pájaros, los bichos que allí había para vender, y dije: ‘¡La casa de mi PADRE será la casa de oración, mas, vosotros a transformasteis en un cubil de ladrones!’ (Juan c.2 v.16). El sacerdote que estaba al acecho para probar a Judas que no soy Cristo, aprovechó la ocasión y tuvo la libertad de decir: ‘Estás viendo, si tu maestre fuese de la paz, si fuese un buen maestre, no iba perjudicar el trabajo de eses infelices que estaban allí vendiendo sus mercaderías, él tendría respetado la labor de ellos, y todavía, los tendría bendecidos. Pero no, ¡mira, lo que hizo solamente!’ A través de esto, el sacerdote plantó el germen de la traición en la fisura de la incertidumbre, que ya atormentaba la cabeza de Judas. Entonces poseído por el maligno, Judas llegó a la siguiente conclusión cundo le ofrecieron las monedas para que me entregase: si él recibiese los treinta denarios, de cualquier manera, sería bueno. En la óptica de él, si yo fuese Cristo, ningún mal podría acontecer conmigo, él recibiría los treinta denarios y me entregaría posteriormente, ya que él, era el tesorero, y todavía se arrodillaría delante de mí. Pero si algo de malo aconteciese conmigo, si consiguiesen me detener, significaría que yo no era Cristo, que yo era un farsante, y entonces, él tendría librado la humanidad de más un farsante, además de ganar treinta denarios, y el restante del dinero que ya guardaba en la bolsa. Fue una tentación muy grande. Después de haber practicado el acto de la traición, Judas comprendió que había caído en una armadija. Ahí, entonces él se recordó de las veces que yo dijera, que era menester que el Hijo del Hombre fuese entregue a los pecadores para ser supliciado, sacrificado. Para cumplirse la justicia, hasta cuando Pedro dijo que no permitiría que fuese crucificado, yo lo llamé de demonio: ‘¡Quítate de delante de mí, Satanás!’ (Mateo c.16 v.22). Porque yo tenía la certeza de que era necesario que así se cumpliese. Posteriormente, en la hora del interrogatorio, delante de Pilatos, Judas reapareció en escena y gritó: ‘Defiéndase, Rabí, defiéndase’ Y yo miré para bajo en dirección a él, y dije: ‘Para este momento yo vine al mundo’. Solo entonces él comprendió que cayera en una armadija, y salió gritando: ‘Él es inocente, él es inocente’ y fue se ahorcar (Mateo c.27 v.5). Quien quiera, tire sus propias conclusiones, cuanto al grado de amistad que me unía a Judas. Así, como hace dos mil años atrás, hoy también tengo amistad con ateos, con personas que apenas creen que soy Cristo, en fin, personas que no saben quién soy, pero que participan de mi batalla, de mi lucha titánica contra el principado de las tinieblas. No es necesario decir que los Judas se multiplicaran.”

11) En este caso, ¿Cómo Judas es visto por Dios? ¿Por causa de ese error, él (Judas) tuvo que reencarnar para reparar sus errores?

INRI CRISTO: “Nada acontece en la Tierra sin el consentimiento de DIOS. Judas fue usado por la Divina Providencia, para cumplir lo que ya estaba previsto sobre mí, hace dos mil años atrás. Si él adquirió algún débito con la ley divina, cabe a él se redimir delante del SEÑOR. Judas Iscariote, me reencontrara ahora, y me reconociera. Él es un oficial del ejército francés, y vino arrodillado pedir perdón; dijo: “Rabí, Rabí, pardon, je ne suis pas digne de toi, je suis Judas Iscariot” (Rabí, Rabí, perdón, yo no soy digno de ti, yo soy Judas Iscariote). Alguien, de entre vosotros, podría imaginar un oficial militar arrodillarse delante de un extranjero, para suplicar: ‘Rabí, Rabí, ¿perdón?’ Pues fue así que él procedió cuando fui acogido en la Francia, en la ocasión que fui expulso de la Inglaterra. Su nombre es Christian Obry, él ayudó en la fundación de la sucursal francesa de la SOUST. Él, intuitivamente cuidaba de mi bolsa sin que yo le pidiera, así como hacia hace dos mil años atrás; en cada persona que me conoció en el pasado, mi PADRE dejó una señal, y es en las sutilezas que identifico las señales de mi PADRE.”

INRI CRISTO en la Francia en 1980. A la derecha, Christian Obry sujetando su bolsa.

Deja una respuesta